Āsanas, Yoga

TĀDĀSANA

Postura de montaña. Con presencia, firme y erguida como una montaña.

Vamos junt@s a practicar TĀDĀSANA con algunos consejos.

La posición de los pies son la base de ésta y todas las posturas de Yoga. Si los cimientos son débiles, todo el resto lo será también.

  • De pie y con los pies juntos y alineados. El peso del cuerpo se distribuye uniformemente entre ambos pies.
  • Observa que el peso del cuerpo no recaiga ni sobre los talones ni sobre los dedos, sino en los arcos de los pies.
  • Presiona el hueso del dedo gordo del pie contra el piso para levantar el arco interno y presiona el hueso del dedo pequeño para levantar el arco externo. Extiende los dedos desde su base con relajo
  • Tobillos alineados entre sí.
  • Activa rodillas, sube las rótulas, cómo encajando. Contrae cuádriceps.
  • Alinea la pelvis. Los huesos pélvicos frontales suben y el cóccix desciende hacia el suelo para que la columna lumbar se pueda alargar.
  • Extiende el pecho, proyectando esternón. Relaja hombros hacia atrás.
  • Alarga el cuello.
  • Los brazos extendidos al costado del cuerpo, con las palmas mirándose entre sí.
  • Imagina que hay peso sobre la cabeza (como un libro) e intentas elevarlo. Con este ejercicio se aprender a estirar la columna.
  • Mirada hacia el frente, justo a la altura de los ojos.
  • Inhala y exhala con naturalidad.

TĀDĀSANA es muy útil para tener un cuerpo, una mente y un cerebro despiertos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *